PARA CORRER ES FUNDAMENTAL…

- en Salud

El comenzar o retomar el entrenamiento al correr, se llevará a lugares inimaginables, admirando el paisaje impresionantes al lado de tu equipo o grupo de amigos, esto es muy agradable, pero también hay que considerar que para correr bien la respiración es un punto crítico para seguir avanzando en este gran deporte.

Si al momento de correr notas que sientes una punzada debajo de las costillas y el espasmo es fuerte, cuidado, es requerido detenerse para recuperarse. ¿Sabes por que se origino este malestar?

El dolor abdominal no es una lesión, esto ocurre casi siempre cuando tu respiración es inadecuada al correr y se genera un espasmo en el diafragma. El diafragma es un músculo que se encuentra justo debajo de los pulmones que separa la cavidad torácica de la abdominal. Tiene una forma similar a una bóveda o domo y trabaja en conjunto con tus pulmones. Su función nos permite inhalar (inspirar) y exhalar (espirar) aire.

Para toda actividades física y para correr, la respiración es fundamental, por lo que si la respiración es inadecuada, el diafragma involuntariamente se contrae, generando un acortamiento en su capacidad lo que provoca un transitorio dolor intenso.

Generalmente los factores son los siguientes:

  • Deshidratación.
  • Demasiada velocidad.
  • Calentamiento inadecuado.
  • Correr rápidamente en descensos.
  • Intolerancia a ciertos alimentos.
  • Correr demasiado pronto después de comer.
  • Tener músculos abdominales débiles y tensos.
  • Estrés.

Es importante tener la capacidad para correr y que sea acorde a tus capacidades, te alimentes bien, generalmente de forma ligera antes de correr para que puedas realizar debidamente tu entrenamiento o competencia y así cuides principalmente tu respiración.

Es requerido puntualizar que quienes correr con música en ocasiones pierden el sentido de consciencia de su respiración, por lo que la sugerencia sería correr sin audífonos ocasionalmente.

¿Que hacer con el dolor mientras entrenas o compites?

La sugerencia es reiniciar lentamente bajar la intensidad del correr para que de esta forma disminuya la fatiga y al igual el dolor. Si el dolor se mantiene después de dos minutos, entonces detente por completo, de inmediato levanta la rodilla sobre el lado de la punzada mientras presionas con los dedos profundamente contra el área abdominal y tensa los músculos, esto disminuirá tu dolor progresivamente.

En caso de que el dolor dure menos de dos minutos, entonces cambia tu ritmo de respiración para que oxigenes mejor y así te asegures de seguir avanzando o definitivamente pares para recuperarte al 100%.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*