CORRER ES SANO, PERO HAY QUE…

- en Tips y consejos

El running hoy en día ya no es una moda, sino un estilo de vida que cada corredor conforme a sus características, habilidades, tiempos y esfuerzos, se mantiene en formo alrededor de su vida cotidiana, ya sea en los profesional, personal o deportiva. Sin embargo, hay que considerar que todo en exceso es malo.

El correr hoy en día es un deporte que a diferencia de otros, es un deporte «barato» considerando que al adquirir unos tenis, una playera, un short, licra o leggins, gorra, lentes, calcetas, chamarra o impermeable, reloj o celular, podrás estar cargando con un outfit de entre $5,000 a $20,000 pesos, increíble, pero cierto.

Si ha esto le sumas lo saludable que es correr en sí, hace que sea atractivo a quien le agrade sentirse bien y generar endorfinas; lo que hace que hoy veamos un mayor número de corredores amateurs en la calle, en la montaña o en la playa, pero sin que consideren las consecuencias de practicar el running que pueda dañar su salud.

Si el running no se mide por proyectos, por etapas, por temporadas, por tiempos, se vuelve una adicción que puede generar problemas al cuerpo y particularmente a las articulaciones, máxime a partir de los 35 años en adelante.

Las articulaciones que normalmente se tienen problemas al correr son los tobillos, las rodillas y la cadera (tren inferior) ya que son las que más sufren durante un entrenamiento o carrera atlética.

Impacto de las rodillas

Es impresionante lo que el correr puede generar a nuestras rodillas, ya que al ser un evento repetitivo, el corredor esta supeditado a impactar contra el suelo apróximadamente 300 veces por kilómetro, si eso lo sumamos por 42 kilómetros, son más de 12,600 impactos en nuestras rodillas.

Es relevante mencionar que si de acuerdo a un adecuado plan de entrenamiento con una buena carga de kilómetros, puede resultar beneficio para las articulaciones ya que gradualmente pueden fortalecerse, lo que puede disminuir el riesgo de osteoastrosis y la necesidad de prótesis de implantes de cadera, según la División de Ciencias de la Vida del Laboratorio de Berkeley, California.

Por lo que es requerido que quienes tengan una consecuencia negativa al correr, puedan realizar en alternancia otros deportes que disminuyan la carga de kilómetros y se disminuyan las dolencias, tal es el caso como la natación, la bicicleta o la elíptica, en caso de que los dolores se mantengan es importante siempre acudir con los expertos, tales como: un médico traumatólogo o una clínica especialista en terapia física.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*