ELIUD KIPCHOGE LOGRA CORRER EL MARATÓN MÁS RÁPIDO DEL MUNDO EN 02:00:25

- en Noticias

El plusmarquista keniano Eliud Kipchoge, de 32 años, campeón olímpico del maratón en Río 2016, corrió este sábado en el autódromo de Monza, Italia el maratón más rápido de la historia, culminando con una marca no homologable de 02:00:25 el proyecto diseñado por Nike bajo el nombre de Breaking2, para lograr correr el maratón en menos de dos horas los famosos 42 kilómetros y 195 metros.

El día de ayer Eliud Kipchoge, Lelisa Desisa y Zesernay Tadese, se prepararon para lograr hacer historia en un evento esperado por todo el mundo atlético, teniendo la meta visualizada para ir por el récord de bajar las dos horas del maratón.

Condiciones climáticas de Breaking2

  • Velocidad del viento: 0.0 – 0.4 km/h
  • Dirección del viento: Norte
  • Temperatura ambiente: 11.3 ° centigrados
  • Humedad: 79%
  • Elevación: 162 metros
  • Probabilidad de lluvia: 0 – 5%

Las condiciones climáticas fueron las mejores para realizar a la perfección el proyecto. El Autódromo Nacional de Monza, Italia, fue el escenario ideal para realizar la prueba en donde cada vuelta compredió 2.4 kilómetros realizando los atletas 17.6 vueltas en total.  Teniendo una zona exclusiva de hidratación que fue supervisada por Nike, así como una zona para realizar los cambios de los pacers en cada vuelta para seguir manteniendo el ritmo de Kipchoge, Desisa y Tadese.

El ritmo descomunal fue decayendo en  los diez últimos kilómetros, quedándose rezagado en primer termino Lelisa Desisa desde el kilómetro 20 y posteriormente desde el kilómetros 32 Zersenay Tadese, para que se enfilara solo con los pacers el keniano Eliud Kipchoge, logrando explotar su potencial para mantener un ritmo promedio de 2 minutos y 51 segundos por kilómetro, realizando la mejor marca en la historia del maratón no homologada con 02:00:25, pulverizando la marca lograda por su compatriota Dennis Kimetto en Berlín con 02:02:57.

Originario de la provincia del Valle del Rift, Eliud Kipchoge, en 2003 con sólo 18 años, batió en la final de 5.000 metros de los Mundiales de París a dos grandes, Hicham El Guerruj y Kenenisa Bekele, demostrando que el muro de las dos horas está a la vuelta de la esquina.

Para romperlo, había que recortar 2 minutos y 57 segundos al récord mundial de Kimetto, y para ello Nike creo el proyecto Breaking2, que fue generar una carrera de maratón con el calzado, la infraestructura, tecnología, nutrición y apoyo de pacers por turnos de carrera, para lograr de forma no homologada una marca de maratón increíble.

El artículo 144 del reglamento de la IAAF estipula: “Los ejemplos siguientes se considerarán asistencia, y por lo tanto no se permitirá: (a) marcar el paso en carreras por personas no participantes en la misma carrera, por atletas doblados o a punto de ser doblados o por cualquier clase de aparato técnico” (diferentes de los autorizados en el Artículo 144.4 (d)).

Para romper la barrera de las dos horas en el maratón, había que superar en un 2,5 por ciento el récord mundial de Kimetto (2h02:57), y para ello fueron seleccionados tres atletas elite, el mínimo que exige el reglamento en una carrera: el keniano campeón olímpico, Eliud Kipchoge, el etíope Lelisa Desisa, dos veces ganador en Boston, y el eritreo Zersenay Tadese, plusmarquista mundial de medio maratón.

Pero la clave estaba en los pacers, una selección de 30 atletas de primer nivel, como el estadounidense Bernard Lagat, de 42 años y los africanos Selemon Brega, Stephen Sambu, Sam Chelanga, Andrew Bumbalough y Chris Derrick.

Desde el 1 de mayo el equipo de Nike, trabajó día y noche para tener listo el Autódromo Nacional de Monza, Italia y marcar el circuito de 2.405 metros, los tres atletas seleccionados tenían que correr 17.6 vueltas para cubrir los 42.195 del maratón, apoyados de un grupo rotatorio de seis pacers, siendo que a partir de la primera vuelta y media, los pacers era sustituidos de tres en tres.

En punto de las 05.45 horas, siendo todavía de noche en Monza, Italia, se dió la salida, teniendo como guía a los tres atletas y pacers una marca de rayo láser desde al auto guía donde marcaba el ritmo a seguir en la competencia. Los pacers jugaron un factor importanto también al resguardar a los atletas al romper el poco vientos que tuvieran en contra para seguir desplazándose a favor de conseguir la marca.

Parciales de Eliud Kipchoge en Breaking2

  • 5K – 14:14
  • 10K – 28:21
  • 15K – 42:34
  • 20K – 56:49
  • Medio maratón 59:37
  • 25K – 01:11:03
  • 30K – 01:25:20
  • 35K – 01:39:37
  • 42K – 02:00:25

Los atletas elite recibieron apoyo de bicis motorizadas que los seguían a la par. Así mismo los atletas mantenian el ritmo a favor siguiendo el auto Tesla que llevaban al frente, quien imponia el ritmo para lograr la marca de las dos horas.

Fue todo un espectáculo ver como en la zona de cambio de pacers se intercambiaban los corredores con los atletas de Breaking2, al puro estilo de la Formula 1, a partir del kilómetro 15 Kipchoge paso con un parcial de 42:34 (para poder acabar con un supuestro crono final de 01:59:48), ya en el kilómetro 20 con 56:49 y cubriendo el medio maratón con 59:37, ya se veía venir que solo con parciales negativos en la segunda parte podría Kipchoge lograr el récord, ya que en el caso de Zersenay Tadese el récord mundial que le pertenece los realizo en 58:23 y el ritmo ya estaba fuera de los parametros marcados.

Kipchoge, durante toda la prueba se mantuvo firme, con temple de acero, enfocado en la prueba y con una sonrisa, con un ritmo por debajo de las dos horas al kilómetro 25 con 01:11:03, 15 segundos más rápido que la plusmarca mundial oficial de la distancia. En el kilómetro 30 con 01:25:20 se noto un parcial “más lento” para lograr la marca de las dos horas.

Fue tal el ritmo de Kipchoge que logró alcanzar a Lelisa Desisa, faltando 10 kilómetros a un ritmo jamás realizado por ningún hombre en el planeta, sacándole una vuelta de ventaja, increíble.

A partir del kilómetros 35 con 01:39:37 el desafío de Breaking2 se alejaba 6 segundos. Los pacers alentaban a Kipchoge a que continuara con su ritmo acompañádolo a capa y espada.

Kipchoge, seguía adelante aun ritmo impresionante, todo apuntalaba a 02:00:19, pero el ritmo a partir del kilómetro 40 fue de verdadera agonía y esfuerzo, faltando 2,195 metros, los presentes en el Autódromo Nacional de Monza, Italia, le gritaban para alentar a Kipchoge.

Faltando 300 metros los pacers se alejaron de Kipchoge para que se enfilara solo hacia la meta, haciendo el sprint final para protagonizar una meta jamás antes lograda por ningún ser humano, logrando parar el cronometro en 02:00:25 con un promedio por kilómetro de 2 minutos y 5o segundos. Zersenay Tadese terminó en 02:06:51 y Lelisa Desisa finalizo con 02:14:10.

El récord del mundo continúa en poder del keniano Dennis Kipruto Kimetto, impuesto el 28 de septiembre de 2014 en el Maratón de Berlín con un crono de 02:02:57. Eliud Kipchoge, tiene en su poder el segundo mejor tiempo en el ránking mundial oficial de todos los tiempos con 02:03:05.

¿Existen límites para el ser humano? ¿Podrá vencerse la barrera de las dos horas del maratón faltando tan solo una brecha de 25 segundos? Solo es cuestión de tiempo.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*