CUATRO DETALLES AL QUERER COMER SANO

- en Nutrición

Cuando se trata de adoptar hábitos saludables, existen una diversidad de opciones, para comer alimentos bajos en grasa, pero en ocasiones cuando intentamos comer sano lo primero que debemos hacer es guiarnos con la ayuda de un nutriólogo. 

Al adoptar hábitos saludables en ocasiones se comenten cierto errores, como:

1. Consumir semillas de grano enteras

Las semillas enteras, la fibra y granos son antioxidantes y son una buena fuente de omega-3. Pero muchas personas las consumen en ensaladas o con fruta, vertiendo las semillas completas y estas pasan por nuestro intestino sin ser digeridas. Algunos nutricionistas, recomiendan triturarlos en los smoothies o molerlos en la fruta, para facilitar la absorción de los nutrientes.

2. Mezclar suplementos alimenticios y vitamínicos con tu café o té

En las mañanas es muy común levantarse, tomar un té o café, pero si eres de los que toma vitaminas o suplementos con estas bebidas, grave error. La cafeína dificulta la absorción de vitaminas y minerales que tienen los suplementos alimenticios y nutricionales como: hierro, las vitaminas B y D. Es recomendable tomar los suplementos con agua y de preferencia antes y después de tomar café, té o refresco.

3. Confundir el comer vegetales con comer ensaladas

Comer una o dos ensaladas al día, hace pensar que están teniendo dotes “saludables” y que con ello es suficiente para comer y cubrir la cuota de su alimentación.  De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), debemos comer en promedio al menos 5 porciones de vegetales y frutas al día, de por lo menos 300 gramos la porción, hace alta incluir en nuestras dietas más vegetales. En México se comen únicamente 220 gramos de verduras, es decir apenas un 58.75% respecto a lo recomendado por la Organización Mundial de la Salud.

4. Hidratarse con bebidas energéticas durante o después de hacer ejercicio

El consumo de las bebidas energéticas no ha dejado de aumentar. Al contrario de lo que se cree, esta bebida no aporta una dosis de energía extra sino una gran parte de cafeína, azúcar y minerales. Estos ingredientes reemplazan a los electrolitos que perdemos al sudar. Según los especialistas no es necesario consumir este tipo de bebidas después o durante el ejercicio, a no ser que se realice un esfuerzo mayor como correr un maratón o algún deporte de muy alto impacto.

Aprovecha al máximo los nutrientes de todos los alimentos que consumas, complementa una dieta sana, no limitada, pero si equilibrada, recuerda siempre tomar en cuenta el apoyo de un nutriólogo o nutrióloga, nada te detiene.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*