ANTIOXIDANTES: LA CLAVE ANTIENVEJECIMIENTO

- en Nutrición

El cuerpo humano a diario enfrenta más de 10,000 ataques en cada célula, por lo que los radicales libres que son moléculas inestables o desequilibradas de oxígeno recorren el cuerpo y tratan de estabilizarse a otras moléculas robándoles electrones con el fin de generar más radicales libres y en ese proceso dañan cada vez a más células sanas.

¿Qué daños generan los radicales libres?

En este sentido, los daños que causan los radicales libres en el organismo es que provocan la acumulación del colesterol LDL  en las paredes de las arterias contribuyendo a su endurecimiento lo que origina la enfermedad conocida como arterosclerosis y otros males relacionados con el corazón.

Uno de los daños más severos que pueden producir los radicales libres es que puedan darse mutaciones celulares, provocando a un largo periodo, cáncer.

A su vez, en los ojos, se puede causar, cataratas y degeneración macular, principal causa de pérdida de la vista en personas mayores de 50 años. Adicionalmente los radicales libres pueden generar la posibilidad de envejecimiento prematuro y la enfermedad de Alzheimer.

Por tal motivo es importante atacar los radicales libres, con los antioxidantes. Cada vez que comemos alimentos ricos en antioxidantes, estos compuestos protectores inundan el torrente sanguíneo y ofrecen sus propios electrones para neutralizar los radicales libres de forma tal que las células resultan ilesas.

¿Cómo podemos obtener antioxidantes naturales?

En este sentido, los estudios científicos señalan que existen tres antioxidantes importantes que son:

  • Vitaminas C y E y
  • Carotenoides que podemos obtener en los alimentos.

Vitamina C

El llamada ácido ascórbico, atrapa a los radicales libres en la sangre (corazón y las arterias) y otros líquidos, como los de los pulmones o los ojos. La vitamina C detiene a los radicales libres antes de que otros compuestos antioxidantes lleguen a batallar.

El consumo de vitamina C reduce no sólo el riesgo de sufrir enfermedades cardíacas al impedir que los radicales libres intervengan en la acumulación del colesterol LDL o malo en las paredes de las arterias sino que también puede estar relacionada con un menor riesgo de sufrir cáncer de estómago.

La vitamina C se encuentra, en abundancia, en alimentos como:

  • Frutas tropicales y cítricos.
  • Pimientos rojos.
  • Tomate.
  • Brócoli.
  • Papaya.
  • Fresas.
  • Kiwi.
  • Col.
  • Limón.

Vitamina E

Mientras que la vitamina C trabaja en los líquidos del cuerpo, la vitamina E conocida como alfatocoferol se adentra en los tejidos adiposos (grasa) del cuerpo con el fin de protegerlo contra la invasión de los radicales libres.

En el organismo, este antioxidante, soluble en grasa, ayuda a evitar que el colesterol LDL o malo se oxide y produzca arterosclerosis. Algunos estudios han demostrado que las personas que consumen abundante vitamina E tienen menos probabilidades de morir de derrame cerebral, enfermedades cardíacas y enfermedades pulmonares que las personas con el menor consumo.

La vitamina E, en su estado natural, se encuentra en:

  • Aceites prensados en frío vegetales.
  • Melocotones.
  • Aguacates.
  • Kiwi.
  • Germen de trigo.
  • Col.
  • Camote.
  • Semillas de lino, girasol o calabaza.

Aunque la vitamina E es buena por sí sola, su eficacia se incrementa cuando se combina con la vitamina C.  Pareciera que la vitamina C ayudara a la vitamina E a recuperarse después de que los radicales libres la oxidan.

Betacaroteno

El betacaroteno es un pigmento natural entre amarillo y anaranjado que se transforma en vitamina A en el cuerpo. Según estudios, los carotenoides presentes en las frutas y las verduras, como el licopeno, la luteína y la zeaxantina, prometen reducir el riesgo de sufrir enfermedades cardíacas y otras afecciones.

Por otro lado se sabe, que el betacaroteno puede mejorar el sistema inmunológico, por lo que consumir vegetales ricos en este pigmento, puede ser importante para las personas con defensas bajas. El betacaroteno, aporta una mejor vista, a la formación de los huesos y los glóbulos rojos.

Algunos alimentos que contienen betacaroteno son:

  • Calabazas.
  • Verdolaga.
  • Espinacas.
  • Zanahorias.
  • Melocotones.
  • Ciruelas.
  • Naranja.
  • Uva.
  • Tomate.
  • Brócoli
  • Pimiento rojo.
  • Col.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*