JASMINE CAMACHO-QUINN MEDALLA DE ORO EN LOS 100 METROS CON VALLAS EN TOKYO 2020

Foto: Jasmine Camacho-Quinn gana los 100 metros con vallas femenil / World Athletics.
- en Noticias

Jasmine Camacho-Quinn se ha convertido en la segunda campeona Olímpica en la historia de Puerto Rico.

Jasmine Camacho-Quinn se coronó en los 100 m vallas, el 2 de agosto, conquistando la segunda medalla Olímpica de oro de Puerto Rico en la historia, una hazaña de “esperanza”.

“Para un país tan pequeño, esto da esperanza a la gente. Estoy feliz por ser la persona que lo ha logrado. Estoy realmente contenta. Todo es posible. Todas las que estamos aquí hemos entrenado duro para vivir este momento”, sostuvo la nueva campeona.

La atleta de Puerto Rico se impone a Kendra Harrison, número 2 del mundo, en una espectacular carrera de 100 metros vallas.

Ya no es Jasmine Camacho-Quinn, sino Jasmine Camacho-Queen.

La atleta de Puerto Rico ha ganado el oro Olímpico en la final de 100 metros vallas en 12.37 segundos en el Estadio Olímpico de Tokio, en el décimo día de los Juegos.

La puertorriqueña lo ha conseguido corriendo en 12.37 segundos en la final, después de haber marcado en semifinales el récord Olímpico (12.26 segundos).

Kendra Harrison, de Estados Unidos, quien es segunda en el ranking mundial, ha conseguido la medalla de plata con 12.52 segundos, por delante de la jamaicana Megan Tapper, que ha corrido en 12.55 segundos.

Este año no ha habido quién detenga a la puertorriqueña, que ha vencido en las 12 competencias que ha tenido antes de los Juegos Olímpicos… y ahora lo ha coronado.

De las lágrimas en Río a la alegría en Tokio

Foto: Jasmine Camacho-Quinn se tropieza con la valla en la final de los 100 metros con vallas en Río 2016 / World Athletics.

Jasmine Camacho-Quinn ha conseguido la victoria después de la decepción que sufrió en Río 2016 cuando, partiendo como una de las favoritas al podio, se tropezó con una de las vallas y no pudo completar su objetivo en su debut en los Juegos Olímpicos. Acabó descalificada.

«Perdón, perdón. Yo estaba lista. Me sentía emocionada para la final”, repitió entonces en la zona mixta a los medios de comunicación.

El perdón lo tenía. Pero hoy se lo ha dado a ella misma. Hoy, por fin, ha conseguido la redención definitiva que llevaba cinco años esperando.

Fuente: olympics.com

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*