ERES LO QUE COMES

- en Nutrición

Eres lo que comes y la comida es un reflejo de quien eres. Tu relación con la comida no es más que la muestra tangible de tu mundo interior. Aprende de tus comidas y comprométete contigo para realizar cambios positivos en tu vida. 

Existen muchas razones que llevan a una persona a ganar peso, la mayoría están relacionados a  la relación que tiene la persona con la comida, es decir las emociones y comportamientos que llevan a una persona a comer de más, comer a deshoras, omitir comidas y sentirse atraída por alimentos de alto contenido calórico o graso. Si, eres lo que comes, pero

¿te has puesto a pensar en que tal vez esa frase tiene otro significado y que es ahí mismo donde puedes encontrar muchas respuestas para hacer los cambios que necesitas?

La comida es un reflejo de quién eres y tu relación con ella no es más que la muestra tangible de tu mundo interior. Por ejemplo, los estados emocionales de una persona que padece de depresión afectan la forma en que esta come. Muchas personas reportan pérdida del apetito cuando están deprimidas o por el contrario, usan la comida para auto medicarse y “sentirse mejor”, comiendo en cantidades excesivas alimentos con poco beneficio nutricional. En ambos casos la persona tiene una relación que no es sana con la comida y no está haciendo frente a lo que está sintiendo.

Generalmente la relación con la comida es un espejo del alma y no es muy diferente de la realidad que vives en otras áreas de tu vida. Si tiendes a carecer de límites para comer, de seguro careces de límites en tus relaciones. Tiendes a decir mucho que sí y no sabes cuándo ni cómo decir que no aceptando a veces cosas que no quieres. De igual forma te pasa con la comida, comes incluso cuando no tienes hambre.

Es importante saber que es lo que comes, cual es la relación con lo que comes y que te otorga o quita el comer como comes, la realidad será otra si verificas esta parte de tu vida para hacer pequeños cambios de hábitos que puedan también reflejarse en tu vida cotidiana, la comida no solo cambia los cuerpos, también cambia los humores, los sentidos y los pensamientos, nada te detiene.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*